El autor


Carles Cano nació el siglo pasado, en el 57. Dicen que la cosecha de Rioja de aquel año fue excepcional. Pero desgraciadamente Carlos no es un vino, y por si fuera poco nació en Valencia el año de la Riada y bajo el signo de agua: los peces.

Ha trabajado de un puñado de cosas en esta vida: de carpintero, de tallista en madera, de camarero, de profesor de baile, de profesor de valenciano, de locutor y guionista de radio y televisión, de cuentacuentos, de escritor ... y todavía hay un puñado de cosas que le gustaría hacer.

Como cuentacuentos ha participado en alguna festivales internacionales y ha contado en varios países tales como: Guinea Ecuatorial, Francia, México, Argentina, Marruecos y el Reino Unido, así como en todo el Estado español.

Se dedica a la poesía visual desde el año 2000 en que montó una exposición con sus alumnos de literatura titulada: "Poemas Broemes y otros artificios». En 2003 expuso otra titulada «Cartas» y en 2005 impulsó el proyecto «Trueque", una exposición-intercambio con más de 60 poetas, ilustradores, pintores, titiriteros, escultores, dermatólogos y profesoras de inglés.

Ha participado como conferenciante en diversos encuentros, mesas redondas, jornadas ... referidas a literatura infantil y juvenil, radio, televisión, teatro, poesía visual y literatura oral.

Comenzó a escribir en 80 por una apuesta y ahora continúa apostando contra él mismo. A veces pierde, pero cuando gana es tan fantástico que esto le anima a seguir jugando. Le encanta contar historias en el formato que sea, tal vez por eso ha escrito cuentos, guiones para radio y televisión, cómics, teatro, aforismos, poemas ...

También le gusta mucho buscar y, por supuesto, encontrar; ya sean espárragos, setas, lugares, personas, historias, poemas visuales o retablos góticos. Le molesta mucho la mesquindat, el meninfotisme y el trabajo mal hecho. Todavía se sorprende de muchas cosas. Esto no es todo amigos!

Es socio de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana.